CHIVITE POR SUS FUEROS (I), por José Peñín

Bodegas Chivite Bodegas Chivite Foto: Bodegas Chivite
Hace unas semanas asistí a una interesante cata vertical de la marca Colección 125 organizada por Bodegas Chivite. Es el primer encuentro que esta firma organiza para goce de la prensa nacional, internacional y para escogidos sumilleres. Todo ello después de los turbulentos cambios accionariales y las crisis económicas y familiares por las que ha pasado esta firma en los últimos años.
 

Colección 125, tanto en el blanco como en el tinto, condensa en su estilo los dos formatos más gloriosos de los vinos franceses: el tinto como una evocación bordelesa y el blanco como un retrato de los grandes borgoñas. En lo que respecta al blanco, recuerdo una cata para la revista Sibaritas en octubre de 1999 para analizar la dimensión de los blancos españoles con los más señeros del mundo. No hay que olvidar que los mejores chardonnays hispanos se producen en la zona norte de Navarra, erigiéndose Chivite como el exponente más cercano a sus homónimos franceses. En aquella cata participaron los 12 mejores blancos patrios de entonces, entre los que se encontraban Chivite Colección 125 de la cosecha 1997, Enate, Jean León, Milmanda y Belondrade entre otros, frente a nada menos que Montrachet de la Romanee-Conti 1996, Domaine des Comtes Lafon 1996Mersault-Genevrieres 1er. Cru, Silex de Didier Daguenau 1992, Clos Saint Urabin Pinot Gris Grand Cru del Domaine Zind Humbrecht 1996 o Cloudy Bay 1998 entre los 12 foráneos. Pues bien, el vino más valorado fue el Colección 125. Una sorpresa que nos pilló a todos con el paso cambiado porque superar al mito borgoñón es difícilmente creíble. La cata se hizo a ciegas con un elenco de catadores como los enólogos Javier Ausás, entonces director técnico de Vega Sicilia e Ignacio de Miguel, junto al periodista Bartolomé Sanchez, el restaurador Abraham García, el gran especialista de vinos extranjeros Paco Berciano y un servidor. Pero también hay que reconocer que el Montrachet  era un bebé y todavía no estaba en su mejor momento para beber. Baste señalar que fuera de concurso se cató un Montrachet de la R. Conti de 1985 que todos calificaron como sublime y excepcional, por supuesto, el mejor de  todos.

Conozco  esta bodega desde hace más de tres décadas y puedo asegurar que el valor más importante de esta firma es la constante huida de la imagen de vino barato que la Denominación de Origen Navarra ha proyectado al mundo, convirtiendo la marca Colección 125 en el mascarón de proa de una bodega que, hasta los primeros años de los Ochenta, era líder en la producción de vinos baratos y volumen principalmente. A fin de cuentas, el padre de los hermanos Chivite no dejaba de ser  un comerciante de vinos como el resto de las bodegas que en aquella década perseguían esta fórmula como único remedio para subsistir, como Irache, Las Campanas y el resto de las cooperativas. La tímida iniciativa enfocada a la calidad de las Bodegas Señorío de Sarría en la década anterior, no sirvió para evitar la preponderancia del fortísimo sector cooperativista cuya función era vender más por precio que por calidad gracias a las ayudas privilegiadas de los sucesivos gobiernos navarros. En la década de los Ochenta el rosado fue la peligrosa catapulta mediática de la Denominación de Origen basado en la utilización de la escasa garnacha de las tierras altas de la Ribera Alta. Chivite no fue ajena a este estereotipo en unos años en que la intención de la casa fue elevar el rango de este tipo de vino a una calidad superior, pero también en el precio, apoyado por una fuerte inversión publicitaria con la presencia de Juan Mari Arzak, proyectando una imagen de rosado de élite.  

LA MARCA COLECCIÓN 125 ANIVERSARIO

En paralelo, esta firma fraguó el lanzamiento de la marca Colección125 Aniversario que en 1985 conmemoraba los 125 años desde que la bodega comenzó a exportar sus vinos en el siglo XIX. A partir de la cosecha 1981, la marca se creó como “Gran Reserva”, un tinto con más temperamento “riojano” procedente de viñedos más cálidos de la Ribera Baja para coronar la pirámide de la bodega, desmarcándose del retrato de vino barato del resto del catálogo. Asimismo, fue el pistoletazo de salida de grandes inversiones, tanto al adquirir las Bodegas Viña Salceda en la Rioja, como la faraónica inversión de Señorío de Arínzano. El fallecimiento de los hermanos Carlos y Mercedes y las desavenencias entre Julián Chivite y su hermano Fernando, con actitudes y formas distintas de ver el negocio, contribuyeron a una crisis financiera deshaciéndose de Arínzano  y pasando la familia a tener solo el 20% del negocio y el resto el banco BBVA como socio estratégico. Julián Chivite se convierte en el nuevo presidente ejecutivo con la intención de que, a través del plan Phoenix que contempla un periodo de cinco años, la familia pueda recuperar en los próximos años el control de la empresa.    
 

Arínzano y los viñedos colindantes de Legardeta fue el sustrato de los primeros “125” reserva, de corte más septentrional,  antes de crear un vino de pago que llevaría el nombre de la finca. Los  tintos de las primeras cosechas que caté en los Noventa, desde mi punto de vista, me parecían muy herméticos, cerrados y cortos de aroma, vinos con cierta influencia bordelesa. Así se lo manifesté a Fernando, quien me dijo que su proclividad hacia la tendencia bordelesa de trasiegos y la limitada maduración de las uvas del confín septentrional del viñedo, respondía a su educación enológica francesa frente a la incipiente moda de las “concentraciones californianas” a lo Rolland, que se empezaban a instalar en la Rioja. Lo que no me confesó es que, detrás de todo aquello, estaba Denis Dubourdieu, un ilustre catedrático de la Universidad de Burdeos y su antiguo profesor en sus años de estudiante de enología y que, desde 1993, asesoraba a la bodega. Hoy los tintos, como los burdeos de antaño, han mejorado con el  tiempo.

 
En el próximo capítulo: cata vertical de Colección 125  

Modificado por última vez en Lunes, 04 Abril 2016 07:45

Asociate

¿Quieres Asociarte?

Estatutos AEGN

Descarga el los estatutos de la Asociación Española de Gastronomía y Nutrición en formato PDF

AEGN en Twitter

AEGN
Más del 4% del total de accidentes se producen en hostelería. Por eso, es necesario este manual que se acaba de pre… https://t.co/urlXZafFdC
AEGN
El vino que no provoca malestar ni dolor de cabeza https://t.co/xmyBzWw6f1 @PagoCarraovejas https://t.co/syHhjGjpvY
AEGN
Interesante actividad organizada por @musacces sobre la pluralidad de las artes, incluyendo la #gastronomía https://t.co/Pb1fkVju09
Follow AEGN on Twitter
Subir